El problema más habitual es la incapacidad para abrirse el objetivo, ésto es debido a la gran cantidad de arena que se mete entre los diferentes cuerpos del mecanismo óptico. La gran mayoría de cámaras con éste problema se pueden solucionar, siempre y cuando no se hayan forzado, ya que entonces a veces se rompen las guías porque se traba, el motor sigue haciendo fuerza y debido a la fragilidad de estas piezas, se cascan, o incluso los dientes de los engranajes debido al roce con los granos de arena.

Otro tipo de problemas es que puedan hacer manchas en la pantalla, en las fotos, que no encienda, no lea bien la tarjeta de memoria, no funcione la táctil ....los cuales suelen ser problemas derivado de la humedad en su gran mayoría.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted